martes, 28 de febrero de 2012

Warhammer III


Bien voy a dar finalizada mi vuelta por las ediciones que he conocido del Fantasy, que desde Abril del año pasado lo he alargado demasiado. En la Séptima edición casi sin "cambios" en el reglamento respecto al de la sexta, quizá lo más significativo el cambio de reglas de hostigadores y personajes en carro, vino las grandes burradas en los Codex, Imperio y Orcos empeoraron y el más significativo el del Caos, de horda vuelve a tres ejércitos, que nos dejo a muchos de no sé cuantos mil puntos del Caos a como me paso a mí, un ejército sobrado en puntos de Guerreros del Caos, uno descompensado de Demonios y mil puntos de Hombres Bestias, vamos una guarrada y con esto unido a que el Codex de Demonios era totalmente demoledor, te quedabas pensando me quieren sacar la pasta otra vez (cosa que veo lógica ya que es una empresa, pero yo lo haría de otra forma) pero ya que tengo Demonios y hay nuevos porque no?


Bien volviendo a los Demonios en el último torneo que jugué de la Séptima (el que organizamos la AMB) sufrí en mis carnes la "leyenda del poder Demoniaco" el torneo a 2000 puntos permitía meter a los grandes Demonios, un ejército basado en Tzeentch con casi 14 dados de Magia mas objetos, fue algo realmente aburrido.

La Séptima dejo paso a la Octava:


En la Octava de un plumazo el Cabhammer lo hacemos desaparecer y le damos a la infantería y los grandes bloques el protagonismo, la Iniciativa decide el orden del combate, el Terror y el Miedo pasan a segundo plano, volvemos a los porcentajes para hacer las listas de ejércitos y limitamos los dados de magia pero con lanzamientos más poderosos, esto para mí son los grandes cambios a grandes rasgos.


Potenciar las infanterías no me parece mal pero el tema este de las hordas no lo veo claro, un frontal de 10 miniaturas convierte a la unidad en un saco de dados, inmóvil que por agotamiento gana ¿donde queda la estrategia? además los jugadores tendemos a burrizar nuestro ejército, en el torneo de este año pasado me encontré con dos unidades de 30 Desangradores, con sus correspondientes héroes, aparte que los trasfondos nos los pasamos por el forro, cosa que hacen desde mucho tiempo, nosotros mismos hacemos que la partida sea un tirar de dados sin más (por cierto mi rival me pregunto antes de sacar las minis en tono un poco ofendido si era uno que llevaba una unidad de 30 elegidos, cuando vio que llevaba Guerreros del Caos, jejeje)


Y si me hubiera puesto en el flanco que sale en la segunda foto todo mi ejercito, en lugar de las caballerias que intente utilizar para flanquear, pues el resultado que nos hubieramos tirado toda la partida sin jugar, tampoco es que jugaramos mucho pero al menos lo intente, porque mi rival solo planto hay los Desangradores y espero mi carga y a tirar dados, si querian mejorar las infanterias hay muchas mas opciones que plantear solo la que da en teoria mas ventas y poco juego.
Para terminar mi opinión del juego ha sido siempre positiva, pero estas tres primeras partidas a la ultima edición me han decepcionado (sigo manteniendo que son mas culpables los jugadores que el juego de estas situaciones, sobretodo porque los jugadores exprimimos al máximo las opciones más burras) y mi lista no es de pardillo, no solo porque lo soy, sino porque para aburrirme veo la Tele en casa, ya que como poder podría haber hecho la misma lista o mas burra si cabe.
En definitiva la Octava es un tira dados si se juega con ciertos ejércitos con hordas y para eso juego al parchís.

Como habéis visto la partida que jugué con José a final de año, parece más una partida de la Séptima que de la Octavachís.

domingo, 12 de febrero de 2012

Aquellos maravillosos años

Allá por los años ochenta, aparte de los juegos de NAC, unos mini juegos que tenía en unos libros que no recuerdo los nombres, empezaron a ser mis inicios en los juegos de estrategia (aparte de los clásicos soldaditos de plástico en sobres) un libro era de Ciencia-Ficción y otro de la Edad Media real, de lo poco que recuerdo en el libro de Ciencia-Ficción uno de los juegos consistía en recoger minerales y defenderte de tus rivales y en el otro libro de la Edad media había un asedio y otro que representaba la batalla de Arsuf entre Saladino y Ricardo Corazón de León, este ultimo pese a su sencillez recuerdo que era muy bueno y entretenido, ya que tanto si jugabas con los Cruzados, como con Saladino tenias opciones de ganar, cosa que con la gran mayoría de juegos de mesa de la época no ocurría ya que mas que juegos eran simuladores del acontecimiento en el que se basaban.
Y de repente un extraño, que por cierto adquirí otra vez estas navidades pasadas; RISK, que tardes de verano en el chalet con el resto de amigos de la urbanización, que panzas a jugar, teníamos organizado un torneo de todos contra todos y los 4 primeros al final de la fase "regular" jugaban una final al mejor de 7 partidas, jugamos, jugamos y jugamos, siendo el único juego que desapareció de mis estanterías por desgaste, si queda algo serán los cuadraditos de colores que llevaba aquella edición como fichas.




Juego muy sencillito y a la vez muy entretenido, en las dos opciones de victoria que tiene el juego, la clásica es la que me gusta más, gana el que conquista los 42 territorios, la otra opción es mas para partidas rápidas, gana el que ocupe una cierta cantidad de territorios según los jugadores que jueguen o cuando aparece la carta de alto el fuego se para y el que tenga más territorios gana.

DATOS CURIOSOS: El juego es de 1950 creado por el cineasta Francés Albert Lamorisse, se comenzó a comercializar en 1957 con el titulo La Conquête Du Monde (la Conquista del Mundo) la popularidad que alcanzo le interesaría a la empresa Estadounidense Parker Brothers (parte de Hasbro en la actualidad) quienes compraron los derechos en 1958, el juego sufrió grandes cambios en su mecánica, como en su titulo ya que con la Segunda Guerra Mundial aun reciente consideraron el titulo completamente inadecuado, pasándose a llamarse RISK (riesgo) que según parece fue idea de un comercial de la empresa que sus cuatro nietos tenían nombres que empezaban con dichas letras.

Lo Mejor: Fácil, divertido y creando una liguilla altamente adictivo. Quizá el único juego de mesa de "estrategia militar" (con el Estratego) que es para todos los "públicos".
Lo Peor: El azar demasiado determinante, si buscas estrategias complicadas no es el mejor juego.

PUNTUACIÓN: 5

lunes, 6 de febrero de 2012

Los dos juegos nuevos

Bien pensé que me costaría mas pegar todos los barcos del Dreadfleet, pero al final en tres ratos tengo todo listo para probarlo.
Últimamente en los juegos de GW casi hay que hacer caso a tus intuiciones, que a las opiniones que circulan por ahí, muchas positivas, pero otras tantas negativas o más bien catastrofistas, desde que el tablero es muy pequeño y no caben los barcos ¿? las medidas que tiene el tapete es de 120x160 mas o menos, no lo medí pero me ocupaba casi total mente mi mesa 120x180 o las de que solo los dos primeros escenarios valen la pena ¿? hombre por lógica si hay 12 los 2 o 3 primeros son para cogerles el tranquillo y pasar página rápido, bueno comentarios aparte, personalmente un juego con unas miniaturas espectaculares y si son pintadas un poco más siniestras y góticas mucho mejor, ya que las de las fotos del reglamento quedan un poco carnavaleras, el reglamento muy cuidado, lo único el formato me gusta más la encuadernación en vertical que en horizontal.





Solo queda jugar alguna partida para ver que tal es, por lo leído del reglamento y la interactuación de las cartas de daño y las de destino deben ir construyendo una historia y una ambientación aleatoria dentro de la partida.



La otra adquisición Geras of Wars, bueno, bueno, bueno, las miniaturas de una calidad exquisita, para no ser unas miniaturas hechas para ser pintadas, cuando las tienes en las manos apetece mas casi pintarlas que "jugar", quizá el numero de estas podía ser mayor en mi opinión, en el juego asumes el papel de un soldado de la CGO, los cuales deben ir superando retos ante la abrumadora superioridad de los Locust a través de misiones o jugar el modo Horda, el motor de cartas está muy bien y pese a no ser el único juego que se puede jugar en solitario, no recuerdo el nombre pero había uno (que igual se llamaba así Home Fleet o Scapa Flow) que se basaba en el ataque a la base de la flota inglesa, por un U-47 Alemán que hundió el Oak Royal, bien al tema que me ido del asunto, juegazo por todo; maquetación, miniaturas, cartas, ambientación....